Difusión a miembros de la OSTC y website oficial www.ordendeltemple.org

Comunicado Gran Pasaje de Pascuas 2017

Siguiendo la tradición de cada Pasaje cíclico de la Orden, el Colegio de Oficiantes trata de orientar a quien quiera oír. En particular a estos que buscan la Orden del Temple en su verdad y en su pureza y se han quedado particularmente en la época Medieval, la cual es muy sugestiva para cada ser humano buscando según sus gustos, unos el espíritu de la Caballería, otros en busca del conocimiento Templario, otros en busca de los famosos tesoros de la Orden.

La Orden no ha dejado indiferente a nadie y es verdad que los libros, artículos, comentarios etc. siguen llenando las estanterías de las mejores librerías. Serían imposibles de calcular.

Se comenta que en el mismo Vaticano se calculan unos archivos físicos que puestos en fila podrían llegar a 50 km (que en realidad no sirven para nada excepto para asuntos del infame proceso, consulta de algunos historiadores de vía estrecha, para algunos neo-templarios que se piensan que han descubierto algo de relevancia y tirarse el pegote con sus acólitos) jamás ha aparecido algo sobre el aspecto esotérico de la Orden, sus verdaderos jefes, su misión oculta y su ocultación ni sus archivos ni su forma Sinárquica para cambiar la sociedad de su época.

La Orden es bastante sugestiva tanto para los llamados de derechas o extrema derecha como para los llamados rojos, debido a su influencia en la famosa Revolución Francesa, a través de la Masonería tanto especulativa como Operativa.

Mismamente en la Segunda Guerra Mundial, hace casi 70 años, la Orden contaba con miembros tanto en la Resistencia como en algunos simpatizantes de los Nazis, incluso en la Gestapo y en las SS.

Y no digamos de Hitler que buscó ansiosamente los Depósitos Sagrados de los que el famoso General Americano Patton estaba bien al tanto. De donde se rumoreaba que a partir de dicha fecha los EEUU se convirtieron en la mayor potencia mundial.

Bien, pasemos entonces, vosotros amigos de los templarios, historiadores, vosotros que os llamáis templarios y no dejáis de incordiar tanto en la red como llevando uniformes con medallas y otras cosas atribuyendo a la Orden historias que jamás han formado parte de sus metas, fines y objetivos, citando a Larmenius, a Pierre d Aumont, a los escoceses (pobres caballeros que creyendo que hacían bien han intentando mantener sin mucho éxito el “espíritu templario” porque desconocían los asuntos y las decisiones que se habían tomado en otra parte para la ocultación de la ORDEN).

Y no digamos las logias masónicas con los caballeros bienhechores de la Ciudad Santa con grados de “caballero Templario” que tiene el mismo valor de transmisión que el famoso grado de “Caballero Rosa Cruz” en fin,  dice el viejo adagio que el infierno está empedrado con gente de “buena voluntad”.

Ha llegado ya el tiempo que se nos ha permitido hablar alto y claro desde 1.952, y en este alto y claro no podemos sino decir a nuestros hermanos/as que aman el Temple que no se puede poner el carro delante de los bueyes.

Desde el 18 de marzo de 1.312 han pasado muchas cosas en la Orden del Templo que se desconocen porque son solamente de los asuntos de la Orden y no se es templario porque un señor o un grupo de señores con la mejor voluntad lo diga.

Nadie jamás se ha sentado en la Tabla Redonda que no haya sido llamado por la Divina Providencia y en verdad sacaríais mejor fruto en vuestra investigación de la Orden del Templo leyendo, estudiando y oyendo a Wagner (uno de los nuestros) que leyendo las batallas de Tierra Santa.

Despertad no perdáis vuestro tiempo en otras cosas que no tienen la mayor importancia ni el menor valor de trasmisión templaria.

Esa es la gracia que nosotros, vuestros hermanos en el amor del Templo, os deseamos de todo corazón. No os engañéis a vosotros mismos.

Por Nuestra Señora Jefe de la Orden del Templo
El Colegio de Oficiantes de la Orden Soberana del Temple de Cristo
Non Nobis oh Bonitas

 

publicado 24 abril de 2017